¿QUÉ ES ASALTO SEXUAL?

Es un acto de violencia y un crimen. Asalto sexual es presionar o forzar a alguien a tocar o ser tocado aunque no quiere.  Puede involucrar emborrachar o drogar a la persona para así tener relaciones sexuales.

Violencia Sexual incluye violación, incesto, abuso sexual de niños, abuso ritual, violación en una cita o por alguien conocido, violación de menores de edad, violación dentro del matrimonio o por su pareja, explotación sexual, contacto sexual no querido, acoso sexual, exponerse indecentemente y voyerismo.  

Nunca es culpa de la víctima. Se le debe culpar solamente al asaltante. La culpa es solamente del asaltante, no de la víctima, no importa lo que digan, vistan, o hagan. Los ofensores asaltan porque creen que tienen derecho al sexo aun cuando la otra persona no lo quiere.  

No son personas desconocidas.  Los asaltantes escogen víctimas que conocen-más del  83% de asaltos sexuales son perpetrados por alguien a quien la víctima conoce.  Ofensores sexuales vienen de todas las razas, religiones y estado económico. 

 

¿Qué puedo hacer yo si he sido asaltada?

  • No se culpe a sí misma. Aunque usted haya hecho algo diferente, usted no escogió ser asaltada. 

  • Dígale a alguien. La recuperación es más fácil cuando tiene apoyo emocional. Quizás algunos seres  queridos sientan miedo al escuchar su historia y quizás no puedan ser de tanto apoyo como usted lo necesita. Llame a Saving Grace o únase a un grupo de apoyo para sobrevivientes. Considere reportar el crimen a las autoridades.

  • Reciba atención médica. Usted puede estar herida, embarazada o puede tener enfermedades sexuales aún no detectadas.  Hay exámenes disponibles sin costo alguno para usted. 

  • Victimas de asalto sexual pueden pedir que la evidencia sea coleccionada durante un exámen en el hospital aunque no estén seguras de querer reportar el crimen a las autoridades. La evidencia puede ser guardada hasta por 6 meses para darle tiempo de tomar una decisión.

  • Haga un plan de seguridad. ¿Necesita irse, cambiar de rutina, o salir del alcance de alguien? Pídale a su  manager de apartamentos, empleador, amigas y familia, policía, o Saving Grace que le ayuden a hacer un plan de seguridad.

  • Aprenda más. Inicialmente los (as) sobrevivientes creen que su experiencia fue única. El saber que otras personas han sobrevivido la misma experiencia puede ser una fortaleza para usted. Contacte a Saving Grace para hablar sobre opciones y apoyo.

¿Cómo puedo apoyar a alguien que ha sido asaltado(a)?

Escucha  y cree cuando una victima te dice que tiene miedo de alguien, y trata de encontrar que puede hacer.  Los ofensores se aprovechan de los más vulnerables: los pequeños, los ancianos y los pobres.

Nunca es su culpa.  Muchas veces hacer preguntas como "¿Qué estabas haciendo allí?" o "¿Estabas tomando?" pueden escucharse como si estuvieras culpando a la víctima por el asalto.  No importa que haya hecho la víctima, nunca es su culpa.

Pregúntale en que le puedes ayudar. Pregúntale que es lo que sería de más ayuda para el o ella en estos momentos tan difíciles. Si el asalto ocurrió recientemente, quizá necesite que alguien lo(a) acompañe al hospital, o a las autoridades. Si ocurrió en el pasado, quizá necesite ayuda para encontrar servicios de apoyo.

Como Se Sienten Las Víctimas Después De Un Asalto

Parálisis e incredulidad. Sobrevivientes a veces se preguntan o dudan si en verdad fueron violados(as) si acaso conocían a la persona que las asaltó de antemano, si era su pareja, si no se usaron armas, si voluntariamente tomaron o usaron drogas, o si no pusieron resistencia para evitar la víolencia física.  Pueden sentirse entumecidas y sin sentimientos.

Perdida de confianza. Sobrevivientes pueden sentirse cautelosos de confiar en otros. Quizás ellos(as) pierdan confianza en su habilidad de juzgar a los demás y algunas situaciones. 

Vergüenza. Sobrevivientes quizás no quieren que nadie sepa lo que paso. 

Sin poder y depresión.  Cuando el cuerpo de un(a) sobreviviente es asaltado(a), su sentido de poder personal  y control es asaltado también. Y se pueden sentir incapaces de controlar otras circunstancias de la vida.  

Miedo y ansiedad. Después de un asalto, sobrevivientes tienen temor de tareas diarias: dormir, socializar, o dejar a los niños en guarderías o bajo el cuidado de otros.

última página